Cirugia Oral

Toda cirugía oral comienza por un exhaustivo estudio y planificación del caso. Para ello es necesario llevar a cabo toda una serie de pruebas diagnósticas con el fin de obtener una visión completa de las necesidades y características del paciente. En la Clínica Dental Dra. Rey tenemos la suerte de poder contar con una de las mejores tecnologías radiográficas para nuestros estudios, como es el CBCT Planmeca ProMax® 3D s, el cual nos permite obtener una información anatómica muy precisa y de alta calidad con muy poca dosis de radicación (menos que una radiografía 2D).

Diferentes tipos de Cirugías que puede necesitar:

Implantes Dentales.

Es de suma importancia reponer los dientes que se pierden para evitar que los otros dientes invadan su espacio.

La cirugía de implantes es sin duda la mejor solución para reponer uno o más dientes perdidos. Es una técnica rápida y sencilla que se realiza en la clínica dental con anestesia local.

Con ellos el paciente recupera la función masticatoria, la estética y la fonética (voz) de su sonrisa, mejorando así su calidad de vida y aumentando la confianza en sí mismo. Funcionan igual que los dientes naturales.

Existen casos en los que incluso se puede realizar una carga inmediata, es decir, colocar el implante (tornillo) y la funda en el mismo día, ahorrándole tiempo y molestas al paciente.

En la Clínica Dental Dra. Rey, para aquellos pacientes que el miedo les supera, tenemos la posibilidad de realizar la intervención con sedación consciente.


Injerto de Hueso.

La pérdida de hueso es un problema bucal que puede acarrear serios problemas a la hora de rehabilitar las ausencias dentales, condicionando la estética final del tratamiento.

Para aquellos pacientes en los que se ha perdido gran cantidad de hueso, por el motivo que haya ocurrido, los injertos óseos son esenciales para asegurar la correcta sujeción del implante en el interior del hueso maxilar y poder colocarlos en la posición y altura ideal para su correcta función.

Con dichos injertos, no solo se consigue más superficie de trabajo en altura sino también en anchura.

Existen dos métodos generales para conseguir el injerto óseo: utilizando hueso del propio paciente de otra zona de su boca (en el mismo acto quirúrgico) o cualquier otra zona corporal o, por el contrario, utilizar hueso artificial.

No solo se necesita recuperar hueso para colocar un implante sino que también se utilizan injertos para recuperar hueso perdido alrededor de un diente o un implante por una enfermedad periodontal, por ejemplo.


Injerto de Tejido Conectivo.

Hay ocasiones en las que, además de recuperar volumen óseo, también necesitamos ganar volumen de encía. En estos casos, en la Clínica Dental Dra. Rey lo que realizamos son injertos de tejido conectivo que, no es más que sacar un trozo de tejido de una zona de la boca para reponerlo en aquellas zonas donde lo hemos perdido.


Elevación de Seno maxilar.

Los senos maxilares son unas cavidades huecas que existen en ambos lados de la cara, encima de las raíces de las muelas superiores. Cuando un paciente tiene poca altura de hueso podemos rellenar con hueso, artificial o propio, cierto espacio de dichos senos para poder ganar altura ósea y colocar con seguridad un implante dental.

Es una técnica que se realiza muy a menudo en la clínica y que, gracias a las imágenes en 3D resulta muy predecibles y sencilla.


Cirugía Periodontal.

Se realiza en aquellos pacientes que tienen una enfermedad periodontal importante.

El objetivo de esta cirugía no es más que poder limpiar todo el sarro que se ha acumulado en la raiz y hueso bien a fondo y eliminar el mayor nº de bacterias de dicha zona para frenar dicha enfermedad y mantener los dientes afectados el mayor tiempo posible en boca puesto que, no hay nada mejor que un diente natural.

Este sarro no se puede eliminar con las técnicas comunes de limpieza profesional porque es dolorosa sin anestesia y los instrumentos cotidianos no alcanzan dicha profundidad.

Para ello se utilizan unos instrumentos y medicamentos específicos con ayuda de anestesia local para que el paciente no sienta ni la más mínima molestia.

En ocasiones, esta enfermedad a dañado tanto el tejido que, no es suficiente con eliminar el sarro profundo sino que también hay que eliminar parte de la encía enferma e infectada para obtener un buen resultado. En esto consiste también la cirugía periodontal.


Cirugía de Cordales.

Las muelas del juicio suelen aparecer en un lugar complicado y la mayoría de los pacientes refieren dolor cuando están saliendo. Por ello, conviene extraerlas en cuanto empiezan a dar problemas para evitar dolor al paciente.

Suelen tardar mucho tiempo en erupcionar por completo, debido fundamentalmente a la ausencia de espacio suficiente para ello, por lo que se convierten en un foco potencial de infecciones.

Debido a que se acumulan bacterias alrededor de las mismas, son muy frecuentes las infecciones recidivas en muchos de los pacientes a lo largo de su vida.

Existe un porcentaje muy pequeño de pacientes a los que no le nacen estos dientes pero, el 99% de la población dicho molar se les queda retenido en la encía o hueso causando infecciones severas y daños importantes en el diente anterior, el segundo molar.

En la Clínica Dental Dra. Rey estamos convencidos de que es importante controlar su posición para valorar la necesidad o no de extraerlas y así poder evitar daños colaterales.

Aunque la palabra cirugía impone un poco, se trata de un proceso muy habitual en el día a día de las clínicas dentales y se trata de un proceso relativamente sencillo.

En la Clínica dental Dra. Rey tenemos los conocimientos y los instrumentos necesarios para poder llevar a cabo esta cirugía y cualquiera de las aquí citadas en esta página con total confianza, seguridad y predectivilidad.


Cirugía Periapical.

Hay ocasiones en las que una endodoncia no es suficiente para eliminar la infección de un diente. En estos casos, se ruecurre a la cirugía periapical que no es más que la eliminación de parte de la raíz dental que sigue infectada, donde la endodoncia ha fracasado y del proceso infeccioso que se ha generado con el tiempo en el hueso (quistes, granulomas, etc…).

Se trata de un proceso muy sencillo y muy frecuente en la clínica dental, cuyo objetivo no es más que la de dar una segunda oportunidad a dientes que a priori están enfermos y sentenciados a la extracción.